Browsed by
Mes: julio 2015

Propina.

Propina.

Cuando levantó los ojos de la carta el camarero estaba de pie junto a ella. Sintió los ojos azules clavarse en los propios y casi se sintió intimidada ante la clara inspección que el hombre efectuaba sobre ella, como intentando decidir que tipo de clienta era. Por suerte, Melo Kinney tenía la utilísima capacidad de camuflar tan bien sus reacciones que difícilmente se hubiese notado su nerviosismo repentino al encontrar al hombre mirándola con semejante fijeza. Se humedeció los labios…

Read More Read More

Conmigo no.

Conmigo no.

Cuando Helena cruzó la puerta del estudio de tatuajes, Sienna estaba sola. Dibujaba, sentada frente a la mesa que hacía de mostrador. Dibujó una sonrisa ladeada mientras observaba a la recién llegada y apoyó el codo en la mesa para luego apoyar el mentón sobre la palma de la mano. Mordisqueó el lápiz mientras la veía acercarse y giró en la silla, separándose de la mesa, cuando la morena llegó a su altura.

Incapaz. #Adlerfilosofa [1]

Incapaz. #Adlerfilosofa [1]

Llevo días con la inspiración de vacaciones. Más bien es una racha que lleva alargándose ya un buen tiempo. Verdaderamente no entiendo lo que pasa. No encuentro nada, ningún detalle a mi alrededor que me inspire. Mi creatividad, de la que, por suerte, antes podía presumir, se ha ido al garete. Da rabia. Sobre todo cuando antes sacaba un relato hasta mirando el palo de la fregona, sin exagerar.

Algo que proponer [2]

Algo que proponer [2]

Berta permanece recostada contra el respaldo de la silla metálica de la cafetería. Ligeramente entornados los ojos mientras da una calada más, corta esta vez, a su cigarrillo que está a punto de consumirse. Da un último vistazo al cenicero para comprobar que la carta ha desaparecido, reducida a cenizas. Apura el cigarrillo casi hasta el filtro y lo apaga presionando la punta sobre el recipiente de cristal. Deja caer la colilla y mientras expulsa el humo de la última…

Read More Read More

Algo que proponer

Algo que proponer

Sucede que a veces no te despiertas con buen pie. Sucede, que a veces las noches son interminablemente cansadas. Berta camina con parsimonia como quien no tiene prisa por llegar a ningún lado. Acaba de salir de la cama y solo ha tenido tiempo de darse una ducha de agua fría para despejar la cabeza. Las ganas de asistir a clase brillan por su ausencia. Es, aun así, una muchacha responsable. Aun y las pintas que suele llevar y lo…

Read More Read More